Archive | septiembre, 2014

SEAN PERFECTOS

15 Sep

“Sean perfectos, como su Padre Dios es perfecto”1 , se dice que Jesús enseñó a sus discípulos. Sea cierto o no que lo dijo, lo cierto es que contiene demasiada verdad. Lo primero que salta a la vista es la extrañeza de que se nos pida perfección a humanos que somos tan brutalmente imperfectos. Observando la Historia, nunca hemos estado colectiva o individualmente ni cerca de alcanzar este desafío, de modo que pienso que hay que entenderlo, en un primer nivel, como una propuesta ideal, finalista, programática, pero no realizable dentro de esta etapa evolutiva, en la que nos hemos demostrado bastante imperfectos y renuentes a la transformación progresiva y ascendente. Sin embargo, como el arquero pone la vista en su blanco lejano y ajusta todos sus movimientos en la dirección correcta y final, así deberíamos existir, sin pretender alcanzar la perfección como estado ideal mientras nos movemos en la existencia y en nosotros mismos, pero seguros de que cada movimiento correcto es un paso correcto hacia la postrera perfección final en Dios –si es que en realidad existe y podemos llegar a ella–.2

Así pues, surge el segundo sentido de la máxima crística, derivado del que acabamos de esbozar, a saber, que la perfección debe ser entendida y realizada sobre todo en la rectitud del acto presente, el cual a su vez, debe ser visualizado como una cadena que viene avanzando desde tiempos inmemoriales y continúa eslabón tras eslabón en cada acto recto hacia el futuro de perfección. Es como si la perfección final, última y divina le transmitiera a cada paso y momento correctos su virtud de contener la esencia de la perfección que está en su pequeño acto y grado presentes realizándola, facilitándola y haciéndola progresar –aunque incluso parezca o se esconda en su contrario: pura imperfección–. Cuando amo al pobre, podría decirse, estoy experimentando la perfección que Dios realizaría en el mismo momento y de la misma manera, si Él estuviera en mi propio minúsculo e imperfecto ser, lugar y presente. Es decir, ni Dios mismo sería más perfecto que yo si amo al pobre, de acuerdo a mi propia incompleta capacidad. No obstante, es seguro que mañana, en un año, en diez, cien y mil años yo pueda amar cada vez más perfectamente al pobre de acuerdo a mis propias capacidades en evolución y progresión hacia la perfección suprema de Dios. Sigue leyendo

TIEMPO ETERNO Y TIEMPO MORTAL

8 Sep

En el tiempo eterno no hay amor, en el tiempo eterno no hay odio,
en el tiempo eterno somos el chispazo instantáneo que muere una y otra vez para devenir eterno.
En el absoluto eterno nuestro joven universo dura un instante y desaparece para volver a nacer.
En el absoluto eterno una araña infinita va desplegando su tela conmigo y sin mí, contigo y sin ti.
En el amor eterno hay un tiempo para la construcción, en el odio eterno hay un tiempo para la destrucción,
el amor y el odio humanos duran un instante eterno,
reconoce tus emociones para el instante mortal,
reconoce tus emociones para lo eterno.
¿Cómo integrar la terrible dualidad y no experimentar la locura?
Sin oponer resistencia a lo inmediato ni a lo eterno.

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Café Esotérico

AUTOTRASCENDENCIA SANO EVOLUTIVA