Tag Archives: autoconciencia

CONCIENCIA Y AUTOCONCIENCIA

7 Dic

Incluso la mente del hombre más sabio o más santo o más inteligente o más positivo, o incluso la mente de un ángel, o de un extraterrestre, o de un dios, sería imperfecta y propensa a la ilusión, si no se contemplase críticamente a sí misma. Sólo la conciencia de la propia conciencia perfecciona y permite la evolución y el desarrollo de la misma conciencia. Cualquier desarrollo de la conciencia que no se realice a través de la autoobservación se asienta sobre la incertidumbre, como por ejemplo la de un hombre bueno y simple, pero que no se analiza a sí mismo. No poseemos ningún medio, ni patrón, ni facultad, ni referente absoluto e infalible que nos permita reconocer que no estamos locos, que no estamos incluso todos, como especie, alucinando una realidad que no es tal. Sin embargo, la única manera que tenemos para debilitar este estado de ilusión y locura en que nos encontramos todos –pues además es evidente que sí estamos locos– consiste en este acto continuo y progresivo de autoreconocimiento de que estamos efectiva y hasta “sensatamente” locos, y de que nos encontramos siempre en un determinado estado de conciencia, del cual sólo podemos liberarnos o superarlo en la medida en que primero nos hacemos concientes de este mismo estado. Hacerse conciente de que se está loco (alucinando) es el primer acto pequeño, pero potencialmente infinito, de quiebre y liberación de la locura. Cuando uno se libera de este primer y generalizado estado de ilusión – de la maya hindú—a través del reconocimiento de que uno se encuentra en la maya, surge un nuevo estado, cuya única diferencia respecto del estado de ilusión anterior consiste en al menos dos certezas apodícticas – no absolutas, pues podrían ser parte de una ilusión todavía mayor–: una, que aparece una segunda realidad a la conciencia y que, además, se vuelve conciente de sí misma; y dos, que se adquiere una nueva y más amplia capacidad de explicar y experimentar la realidad a través de dos niveles causales e interrelacionados de realidad o realidades. Aunque este acto de conciencia superior implicase sólo complejizar un estado de realidad a través de un estado de locura mayor y más complejo, esta agregación sería necesaria porque todo estado de realidad que aparece realizable a la conciencia se satisface a sí mismo ante la conciencia a través de la integración y vínculo, más que en la negación, oposición y diferenciación de esos mismos estados. Es decir, la conciencia posee un condicionamiento prevalente de autosatisfacción a través de la agregación de estados de conciencia y, por ende de realidad, por sobre la capacidad o tendencia al aislamiento excluyente de la conciencia y de la realidad respecto de otros posibles o realizables estados de conciencia y realidad. Más aun, si no hubiese más que un solo posible estado de conciencia, la experiencia de realidad sería única, por lo tanto, aunque estuviésemos alucinando esta realidad, no podríamos de ninguna manera llegar a saber que estamos alucinando. Sólo es posible reconocer que estamos alucinando cuando podemos experimentar de alguna manera desde un “afuera” ese mismo estado de conciencia y realidad. Esto demostraría que efectivamente es posible salir de este estado de locura en el que por naturaleza nos encontramos; al menos salir hacia otro estado de locura más amplio e inclusivo de este estado de realidad. En el peor de los casos podemos experimentar un estado mayor de locura respecto de un estado menor, que paradojalmente contiene al mayor. Sin embargo, todo parece indicar que existe un número indefinido de niveles inclusivos de realidad, en la línea de los multiversos o multidimensionalidad de la realidad, por lo tanto es preciso realizar progresivos y sucesivos saltos de autoconciencia y de conciencia de realidad. En conclusión, en el estadio evolutivo que nos encontramos actualmente todo cambio de estado o nivel de realidad es posible sólo si experimentamos y lo acompañamos con un cambio radical de conciencia y, en primer término, de autoconciencia.
El cómo realizar este cambio de autoconciencia es materia para otro estudio, al que volveremos más adelante, pues a través de la historia humana se han dado innumerables métodos y doctrinas para la autotrascendencia de la conciencia. Nuestro propósito en este discurso es simplemente demostrar con argumentos básicos la necesidad de la autobservación de la conciencia para iniciar y acompañar todo proceso transformativo de la conciencia y de la realidad.

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Café Esotérico

AUTOTRASCENDENCIA SANO EVOLUTIVA