Tag Archives: humanidad

EL YO

29 Jun

Van_Gogh_-_Starry_NightSon tantos y tan innumerables los caminos de la realidad… Ya sólo los universos humanos son infinitos, a veces unos tan lejos de los otros que no podrían alcanzarse en el rango de una sola creación, y aun así se conectan todos en una sola identidad delicadamente en otros planos, planos del alma o de energías y soplos de realidad que los humanos dentro de sus torpes encierros sensoriales o de conciencia, y de sus mecanismos genéticos activados, apenas alcanzan a distorsionar en creencias religiosas, saberes científicos, o fantasías intuitivas.

Y esta conciencia humilde que en medio de la inmensidad insondable repite una y otra vez yo, yo, yo, yo… mientras existe en este minúsculo cuerpo biológico, a cada segundo, humildemente porque no tiene más voz que una en cualquier lugar del infinito y la eternidad de otras formas que repiten más y mejor que uno mismo (yo), lo otro, también lo yo, pero sobre todo lo no-yo.

Esta conciencia modesta y mínima se atreve al mismo tiempo, en una paradoja aún inabarcable, a soñar con la realidad más allá de sus propios límites (míos y suyos); se atreve a decirle: “Yo te voy a alcanzar (REALIDAD) –aunque seas el mismísimo Dios, o la Eternidad y el Infinito, el Mal, o incluso lo Absurdo e Imposible–, pero desde mí, sin renunciar jamás a mi yo, a mi conciencia, a mi identidad, a mi mónada o lo que fuere, porque he decidido contenerte, aprehenderte, unificarte, y tú graciosamente me permites decidir esto, y realizarlo en tanto existo yo…”

Por ese absurdo poder concedido a este yo insignificante como caca al borde de un camino, sin embargo exclamo, decreto: yo no muero, yo soy inmortal, por más que mi cuerpo biológico se desintegre justo al lado de la caca del camino. Y entonces trasciendo con el pensamiento, con la energía sutil de mi alma sentiente, con mi YO, el instante, el tiempo de vida que ninguna célula de mi cuerpo tendría la insensatez de querer apropiarse más allá de su propio tiempo de vida, y acabar negando con una demostración ficticia que sólo los académicos materialistas demuestran en sus laboratorios y cátedras de ensueños temporales para tratar de retenernos inconcientemente en la caca.

Son tantos y tan infinitos los caminos de la realidad, que mi yo asume desde este misma instante la necesidad y el compromiso de transmutar, de transformarse a cada instante, abierto, como una ventana se abre al sol y al viento, después de la asfixiante tiniebla que cegó toda abertura con la muerte de un ser querido… Y al abrirse entrará el sol, el viento, la mariposa y la luna, lo que tú esperas y necesitas, lo que tú sabes que entrará, pero también tu propio futuro, tu desconocimiento de lo que aún no es, las posibilidades sin límites, llámese eso con nombres desconocidos, o te saque de todo universo reconocible y familiar, como pueden serlo incluso las estrellas y la vida misma, cuando dejan de existir… Y aun allí estará tu yo.

APOCALIPSIS

7 May

FILIPINAS-CAMBIO-CLIMÁTICO

Por primera vez desde que registramos el dióxido de carbono en la atmósfera mundial, la concentración mensual de este gas de efecto invernadero superó las 400 partes por millón (ppm) en marzo de 2015″, informó la Agencia estadounidense Oceánica y Atmosférica (NOAA).”1

Por primera vez en mi vida he perdido el pudor, el temor, la delicadeza de no profetizar abiertamente los desastres que (casi) inevitablemente veía venir. Sabía, desde hace unas cuatro décadas, que anunciar desastres y calamidades provocadas por el mismo ser humano sería como arar en el mar o llamar en el desierto, si no podía demostrarlos con hechos. Además, un sentimiento natural y espontáneo de desdén, de incredulidad, de molestia ante una aparente infundada negatividad y pesimismo culpable se hacía sentir alrededor de cada vidente y de cada profecía calamitosa para el mundo y la humanidad. Se ha rechazado sistemáticamente cada profecía, cada advertencia, cada señal.

Ya no me importa esa respuesta y actitud obtusa y reaccionaria de parte de la gente, de la opinión pública, de académicos ni de las autoridades. No se puede, al fin, tratar de tapar el sol con un dedo. Ya es un hecho, como vemos en innumerables señales, que llegó la hora, y aun esto es un mero anticipo… Habrán muchísimos, sin duda la mayoría de los humanos, que sigan negando la evidencia de que entramos en una fase final, en una fase de desencadenamiento de los desastres planetarios advertidos; y eso es parte del desastre mismo, probablemente el mayor de los desastres planetarios: la ceguera humana, la contumacia humana, la ofuscación alucinatoria del ser humano de negar la realidad misma, incluso en el momento mismo de morir, negando que se está muriendo, y negando que, al mismo tiempo, se está matando…

Ya no me importa reconocer que no soy de este mundo y que tengo capacidades y conocimientos que la mayoría de los seres humanos desconoce. Nunca he querido hacer uso de este expediente con el que las multitudes históricamente han endiosado la verdad simple y humilde, y han antepuesto la adoración de la persona superior por sobre la humilde y esforzada experiencia de la trascendencia. Ya no me importa que no me crean nada o que me crean un loco, un incomprensible o un extraterrestre… Es más, ya no importo nada, porque la bola de nieve ya inició el descenso del presente por el flanco de la montaña del futuro. Mis palabras no valen más que el canto del ruiseñor antes de morir. Sus consecuencias ya no pueden jugarme en contra, ni volverse en contra de la verdad que declaran. Sus consecuencias son las causas de mis propias palabras… Mis palabras no son palabras, son en realidad desastres sostenidos, repetidos y en aumento. Terremotos, maremotos, inundaciones, erupciones volcánicas, epidemias, descontrol, desarmonía, desequilibrio global, condiciones insostenibles para la vida humana, provocadas por el ser humano sobre la naturaleza y provocadas por la naturaleza sobre el ser humano; pero, sobre todo, provocadas por el ser humano sobre el mismo ser humano.

Mi único propósito, con este discurso póstumo, es lograr que seamos un poco más concientes en esta nueva fase del desastre final, y que asumamos un trabajo personal concordante con los tiempos ominosos que están entrando; ya se acabó el tiempo de la esperanza, de las opciones libres, de la lucha por el cambio, de la conciencia colectiva, del llamado persuasivo a las autoridades y a la gente con poder. Es la hora de padecer

Sin embargo, humanidad condenada, al final del túnel se encuentra la luz… Pero antes del advenimiento de la luz supraplanetaria, tenemos que experimentar la etapa de la oscuridad de nuestro propio mal.

Valor, conciencia, solidaridad.

———————————————-

1. Vid. http://www.emol.com/noticias/tecnologia/2015/05/06/715718/alertan-que-la-concentracion-de-dioxido-de-carbono-alcanzo-un-nuevo-record-mundial.html

PORTALES DE TRASCENDENCIA

30 Nov

porta-di-aramu-muruDespués de peregrinar decenas de años y –si me atengo a otros niveles de conciencia—hasta siglos y milenios, he venido a detenerme ante el portal de Aramu Muru y ante la magnífica mole del Cancana, que se plantan ante mí con la solemnidad e imperturbabilidad de la trascendencia. Cada persona que llega a estos lugares no como turista o buscador o visitante –sino que al seguir el hilo de la vida casi sin querer todo la atrae y la hace converger hasta estos ejes telúricos– debe reconocer y materializar un sentido propio, concordante con su propia historia y sus propios sentidos de transfiguración. Aun así, estos portales del Ser imponen una condición ineludible para todos y para cualquiera: superar el límite de la condición humana… Quienquiera que se plante allí y no esté listo para traspasar los límites de su mortalidad y de su esencia se encontrará con un muro de piedra inmóvil y rígido, como toda montaña, aunque invoque juntamente los poderes terrenos, infernales, mentales y celestes. Habrá incluso quienes deliren y sueñen convencidos de que han atravesado el portal, y que allí experimentaron estados de éxtasis, o viajes astrales, o interdimensionales, o extraterrestres, y que sus experiencias y revelaciones maravillosas sorprendan y convenzan a millones. Aun así, a Aramu Muru y a Cancana no les importa estos místicos ingenuos ni tampoco los malintencionados. Continuarán imperturbables… El que sabe, calla; el que no sabe, convence. Por lo mismo, antes de agotar mis últimas palabras quiero transmitir un mensaje de buena voluntad hacia aquellos caminantes, como yo, que están dispuestos a entregarse a las señales y a los llamados sutiles del sí mismo. Escasa es la forma de conciencia humana que puede sintonizarse antes de su plenitud con la energía del portal, pero existe ese hilo dorado… Se descubre cuando al descubrirlo uno mismo se abandona. (Al descubrirlo comprenderás lo que acabo de decir.)

REFEXIONES SOBRE LA VERDAD

5 Oct

Los seres humanos, como todos los seres vivos de este universo, se encuentran en un determinado y momentáneo estadio o nivel evolutivo. Eso significa, por ejemplo, que existe un nivel o estado superior, al que aún no se accede, pero también uno inferior, el cual ya se ha superado. Esto, que parece muy obvio, posee, sin embargo, una implicancia trascendental que evidentemente no se ha comprendido ni integrado a la experiencia e inteligencia humanas, histórica y masivamente.

Cuando observo y reflexiono sobre el comportamiento humano, en todas sus variadísimas facetas; cuando considero su experiencia y su manera de relacionarse con la realidad, especialmente cuando las personas creen haber alcanzado los mayores niveles de conocimiento, de verdad, de saber, de iluminación, espiritualidad y superioridad en el orden que sea, un doloroso pero también compasivo sentimiento me embarga. Veo científicos, canalizadores, maestros, contactados, académicos, personeros, representantes, figuras mediáticas, religiosos, que aducen ser portadores de una verdad sobresaliente, especial, nueva, superior, y que intentan transmitirla para, en último término, convencer en lo posible a toda la humanidad de su importantísimo conocimiento.

No dudo de la buena intención de la mayoría de ellos. No dudo tampoco que haya realmente una verdad en cada uno de ellos, y que sea altamente beneficiosa para una gran cantidad de gente. No quiero dar nombres, pues creo que todos los seres vivos, sin excepción, estamos sometidos a este orden evolutivo. La paradoja que primero se evidencia de este orden es que –simplificando mucho– la verdad de ayer ya no lo es hoy, y la verdad de mañana no es verdad tampoco hoy. Dicho de otra manera, ¿qué es la verdad de hoy, sino un estado maravilloso pero momentáneo, que se debate entre el intento de superar la verdad de ayer, y el penoso esfuerzo por alcanzar la verdad de mañana? Es verdad que el término hoy, el presente, representa una temporalidad muy relativa, pues en cronología humana puede representar desde el instante puntual y pasajero, hasta, en el otro extremo, toda una Era. El hoy, el presente, desde el punto de visto de la presencia de la verdad, quiere decir simple y solamente el rango de tiempo en que una verdad posee vigencia trascendental. Cuando hablo de verdad trascendental me estoy refiriendo a un estado de realidad en que el yo, el sujeto, el individuo se alinea con un estado de realidad continuo, integrado, y experimenta en su conciencia y mente un poderoso y sincrónico vínculo con todos los planos de realidad que alcanza a integrar en su campo de experiencia un ser humano. Es por ello que cuando una inteligencia humana, un entendimiento, una persona cree haber obtenido un conocimiento, una verdad –como decimos aquí–, lo que ha capturado ante todo es en realidad un espejismo, un estado de representación humana, un producto cognitivo que aunque posea algún grado de validez, rápida y mayormente se desliza hacia el no-ser, hacia la subjetividad mental y colectiva humanas, desajustada del flujo de los planos que trascienden la experiencia mental y que no cesan de modificarse ni un solo instante y sin pausa. La realidad se parece mucho más al flujo del río de Heráclito, en el cual no es posible bañarse dos veces como el mismo. Y por lo tanto la verdad es el río de Heráclito. La mente humana debiera moverse como un pez en este río, y no pretender fijar, clavar hitos como banderillas de verdad en medio del agua. Sería bueno creer esto y aquello, pensar que se sabe esto y aquello, pero sobre todo sería bueno tratar de dejar de creerlo y saberlo cuanto antes. Esto significaría que a cada momento nos estamos encontrando con más y más realidad. Una de las peores reacciones de la gente, de la mayoría de las personas, al saber ajeno, es tratar de reproducirlo, de aprendérselo, de apropiárselo, de colectivizarlo, de ritualizarlo, sobrevalorarlo y autorizarlo. La educación escolar y universitaria es un penoso espectáculo y experiencia de esto. Las culturas, los medios de comunicación, los roles sociales, los modos de ser y comportamientos sicológicos están saturados de esto. Ha llegado la hora de cambiar nuestra experiencia de la verdad, a partir de un cambio radical y fundacional de nuestra propia experiencia y modelo interno y humano. Debemos cambiar nuestros patrones y esquemas sicológicos individuales y colectivos tan profunda, pero también tan totalmente, que esta labor no se irá comprendiendo sino muy de a poco y a través de mucho tiempo, pero se hará… Ahora mismo no hablo tanto para el presente de la humanidad, sino ante todo para su futuro. Quien tenga oídos, que oiga.

Seguiremos intentando avanzar en esto, consecuentes con el movimiento de la verdad que viene del futuro y del pasado hacia nosotros.

La Superación del Sufrimiento por medio de la Evolución

9 Feb

integración

Cuando la Biblia nos enseña que el ser humano ha llegado a vivir en este plano de existencia por lo que allí se entiende como el pecado original de Adán y Eva, y que por esta razón sufrimos el sufrimiento, o cuando el Buda nos enseña que “todo es sufrimiento”, ambos nos enfrentan a la misma evidencia e intuición: sufrimos, pero podríamos dejar de sufrir…

Además, nos enseñan que el sufrimiento está en la raíz de nuestro ser, en nuestra alma, en nuestro cuerpo, en nuestro mundo físico y natural, y que por más que durante mucho tiempo o de acuerdo a las circunstancias que nos toquen vivir tengamos la fortuna de no experimentarlo, de manera que podamos reconocernos como personas alegres, optimistas, ganadoras, positivas, aun así en nuestra fragilidad y en nuestra mortalidad está latente igualmente la posibilidad del sufrimiento no sólo de nosotros mismos, sino de la humanidad toda. Sigue leyendo

¿Qué somos?

29 Ene

Nada de lo que experimentamos, percibimos, intuimos o conocemos de la dimensión espiritual representa realmente lo que es y existe en esa dimensión espiritual: ni Dios es dios, ni los ángeles son ángeles, ni el bien es bien, ni el mal es mal, ni la eternidad es eternidad, ni el espíritu, espíritu. Si lo que vemos no es como lo vemos; si lo que oímos no es como lo oímos; si lo que tocamos no es como lo tocamos; si lo que experimentamos con nuestra mente y conciencia no es como lo experimentamos con nuestra mente y conciencia, ¿cuánto menos verdadero y exacto –o hasta real—puede ser aquello para lo cual todavía no hemos desarrollado ni siquiera órganos, ni sistemas funcionales, ni medios perceptivos ni cognitivos específicos ni especializados? Si el ojo se equivoca tanto cuando reconoce rojo y negro, ¿cuánto más no se equivocará la mente cuando experimenta Jesús o muerte o verdad?

Todo está ahí; quizás no tenemos idea de cuánto realmente está ahí de lo que experimentamos y cuánto está sólo dentro de nosotros. Pero lo que está ahí, está ahí… quizás esperándonos, porque pareciéramos acercarnos a algo que está  en un ahí… Quizás los sentidos, la conciencia, la espiritualidad, la ciencia sean todas prolongaciones de un mismo movimiento de aproximación a ese ahí que a veces creemos experimentarlo muy cerca, aunque todavía esté muy lejos…

Somos gusanitos que giran y giran en multitudes alrededor de una misteriosa roca, y esa roca, que es nuestro altar, sabemos que en gran medida la estamos creando nosotros mismos… Sin embargo, debiera alentarnos y darnos confianza que aunque por ahora sin saber en qué medida creamos una existencia ilusoria, al menos creamos… Porque desde el crear surgió el ser y la ilusión, el ahí y el nosotros; nuestra capacidad de ignorar, de engañarnos, de fingir, de mentir, de creer, de producir ciencia incierta también surgió del ahí… Tal vez este gusanito soñando y soñando durante un tiempo sin fin produzca en su momento un sueño único en que se sueñe mariposa y alce su vuelo ahí… Soñar y creer que somos… al menos sin poder dejar de serlo, eso de cierto por ahora podemos hacer…

La Historia del Mundo cambia con Avaaz.org

23 Ene

avaaz

Avaaz.org es sin duda ya el sucesor del frustrado movimiento mundial de los Indignados. Avaaz.org, una organización independiente, mundial y sin fines de lucro, actualmente con casi 33 millones de miembros en el planeta (equivalente a la población, por ejemplo, de Canadá), es el movimiento democrático y social más auténtico, eficaz y poderoso de la historia humana. Al igual que los Indignados, pero también con marcadas diferencias, su propósito es acoger las preocupaciones y el interés de cualquier habitante del planeta por actuar e intervenir en la toma de decisiones y en los hechos relevantes para las distintas comunidades nacionales e internacionales. Sigue leyendo

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Café Esotérico

AUTOTRASCENDENCIA SANO EVOLUTIVA